Hablemos de VALOR y PRECIO

Según Warren Buffett, gran maestro y legendario inversor, la diferencia entre valor y precio es la siguiente:


“Precio es lo que pagas, valor es lo que recibes”


Por eso cuando hablamos de definir un precio para tu producto o servicio, hablamos de la importancia de definir SU VALOR, ya que la diferencia es radical entre uno y otro.



PRECIO: El precio es la cantidad de dinero que se le asigna a un producto para su venta (o lo que paga un consumidor para adquirir dicho producto). El valor es la utilidad que tiene este producto para el consumidor.


VALOR: Mientras que el precio se refiere a la cantidad de dinero que hay que pagar para obtener el producto, el valor se refiere a los beneficios o satisfacción que pueda obtener quien lo compre.



Cuanto quieres ganar se relaciona directamente con cuanto está dispuesto a pagar el cliente por vos o tu producto. La “utilidad” que representes para una persona. Por ejemplo, una remera puede tener un precio basado en el costo de confeccionarla, pero el valor que representa para cada persona es distinto si tiene una estampa de su cantante favorito.


La gente también podría estar dispuesta a pagar precios más altos por la determinada marca de un producto y aquí entra en juego la calidad de lo producido y el bienestar que conlleve su acceso. Por ejemplo, todos tenemos necesidad de comunicarnos y por ello usamos teléfonos celulares. Dejando de lado las funciones básicas de comunicación, el mercado es capaz de ofrecer múltiples funcionalidades como redes sociales, aplicaciones o juegos, lo que hace que aumente el deseo por tenerlas y por ende, pagar más.

De esta forma, las personas pagan más por aquello que les produzca mayor bienestar en la medida de sus posibilidades, ya sea por necesidad o por el grado de satisfacción que obtienen.

¿Cómo definir precios basados en valor?


Otro concepto que es necesario tener claro al fijar precios es el costo que representa todos los gastos necesarios para producir y comercializar el producto.

El precio debe definirse por el costo de producción (para recuperar lo invertido) y el valor, a partir del cual el productor puede obtener un beneficio monetario que le permita expandir el negocio. Juntos definen el precio de venta.


Para generar precio basado en valor recuerda alejarte del concepto de commodity. Reconocer el valor que representas para tu cliente es fundamental y la única manera que podes saberlo es preguntando.

Al asignarle un precio a un bien o servicio, pregúntate:

¿A quién va dirigido el bien o servicio y a qué nivel de poder adquisitivo quiero apuntar?

Ten en cuenta que mientras más elevado sea el precio de tu producto, menores compradores tendrá.

¿Existe demanda para mi producto? Si vendes un producto o servicio que nadie más ofrece o puede ofrecer, puedes aprovechar esta condición para ponerle el mayor precio posible según las posibilidades de pago de los posibles consumidores. Apóyate en profesionales de la economía y la estadística que puedan ayudarte a realizar estas proyecciones.

¿Se está ofreciendo la mejor calidad con un precio conveniente? En ese caso, es posible fidelizar a tus consumidores y mantener su interés incluso cuando debas aumentar el precio de venta.


Como podemos ver, el precio debe ser el resultado de un cuidadoso análisis, que tome en cuenta los costos, posicionamiento, diferenciación, disposición a pagar por los clientes y los distintos actores presentes en el mercado.


No dejes de consultarnos, o a tu profesional de confianza, desde el inicio para reconocer y posicionar tu servicio o producto con PRECIO y VALOR.


Podes acceder a las MENTORIAS y ASESORIAS aquí pedir tu cita


EQUIPO TAXATION


41 vistas0 comentarios
PROFESIONALIDAD

ASESORES EMPRESARIALES

La Plata  - CABA - Zona Norte

+54-221-5540567

+54-221-5549321

Estudio Taxation® (todos los derechos reservados)

  • 2017-11-01-PHOTO-00000136_edited_edited.
  • Icono social LinkedIn
  • Instagram
  • YouTube
  • Facebook
  • Twitter
  • Tik Tok